LAS BICICLETAS –Y EL CAFÉ– SON PARA EL VERANO

Pensar en un café calentito para aliviar el frío es algo que todos tenemos más que interiorizado. Pero cada vez somos más los cafeteros que también vemos en el café la bebida perfecta para cuando, como ahora mismo, el calor aprieta y el termómetro se dispara. Y es que, con la llegada del verano, existen mil maneras de disfrutar de tu bebida favorita bien fresquita.

Y es que su aroma y sabor, sumados a esa inyección extra de energía que el café nos aporta, son ideales para levantar el espíritu a cualquier hora del día, y para combatir esos calores que durante estos meses paracen dejarnos sin fuerzas para sacar adelante la jornada.

Existen innumerables maneras y recetas para disfrutar de un café frío. La primera y la más socorrida, y la que más a mano tenemos todos es… ¡EL HIELO! Sí, el hielo, pues sea cual sea tu café favorito (expresso, cortado, americano, con leche…) puedes mezclarlo con hielo y convertirlo en una bebida totalmente veraniega. Para conseguir un buen resultado, solo hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Si lo endulzas con azúcar, con panela o con otro edulcorante, es importante que lo añadas al café cuando aún está caliente, para que se diluya homogéneamente antes de agregar el hielo. Si por ejemplo te gusta con leche (lo que se conoce como un ice latte), también es recomendable añadirla antes del hielo, para que mezclen asimismo a la perfección.
  • El hielo debe ser siempre de calidad y muy, muy abundante, pues lo que queremos es conseguir una bebida heada y disfrutar de su sabor, y si nos quedamos a medias este objetivo malogra. Para que el frío y el hielo aguanten más, también es muy buena idea no utilizar el mismo recipiente donde has vertido el café caliente (taza, vaso o similar) para realizar la mezcla final con el hielo, pues el vidrio habrá adquirido temperatura y costará más enfriarlo.

Los consejos anteriores son los detalles básicos que hay que tener en cuenta para prepararte en casa cualquier café con hielo. A ellos podríamos sumar otra idea muy sencilla y que es capaz de transformar cualquier café con hielo en algo fascinante, y que no es otra que la de picar el hielo si lo tienes en cubitos: el efecto granizado o frappé, le dará un toque final maravilloso, y multiplicará sus propiedades refrescantes.

Hasta aquí las que podríamos llamar “las reglas de oro” de un buen café con hielo. Pero como ya hemos dicho más arriba, existen mil y una maneras de prepararse una deliciosa bebida refrescante con el café como ingrediente principal. Unas más sencillas, y otras que requieren una bella ceremonia para prepararlas. Del café con hielo y zumo de limón o el café con horchata, al archiconocido frapuccino, la versión más refrescante e internacional del conocido “café bombón.” Del café con helado (vainilla, avellana, chocolate…) al nutritivo smoothie o batido de café, muy extendido como desayuno, al que se le agrega como ingrediente principal la fruta (tal vez el más popular de ellos sea el smoothie de café y plátano.)

Podríamos seguir así durante días, y hablar de cócteles de café, y de cafés helados con crema, y de cafés con hielo aromatizados… ¡Y de todos aquellos que seguro ya están refrescando tu imaginación!

Pero todo esto lo dejamos ya para un próximo post, y ahora nos vamos a poner la cafetera y sacar el hielo del congelador 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Carrer del Bronze, 6. 08915, Badalona, (Barcelona)

  • 93 395 40 51 

  • contacto@cafesaguera.es

Trabajamos por y para ti. La pasión por el café corre en nuestra familia y queremos mostrarte que es un arte. El fantástico proceso viaja desde el grano tostado al líquido que cae en tu taza. Disfrútalo cerrando los ojos y sintiendo el sabor y el aroma.

Síguenos en redes sociales

Cafés Agüera - Todos los derechos reservados